¿Tienes hijos pequeños? ¿Estás enseñándole a lavarse los dientes? Sí es así, te compartimos algunas recomendaciones para favorecer la higiene bucal de tus pequeños y fortalecer el cuidado de sus dientes.

Primero: recuérdales que el cepillado se realiza por lo menos tres veces durante el día, al levantarse, después de comer y, sobre todo, antes de irse a la cama, momento perfecto para que las bacterias que no se retiran actúen a lo largo de la noche

Segundo: sabemos que los niños adoran consumir alimentos ricos en azucares como los dulces, jugos y refrescos. Sin embargo, es importante reducir su ingesta pues un alto consumo favorece el deterioro del esmalte y la aparición de la caries. En caso de consumir algún alimento azucarado, lo mejor es cepillar los dientes inmediatamente después.

Tercero: supervisa que su cepillado sea el correcto. Si es pequeño, indícale cómo debe hacerlo y acompáñalo en su rutina. De ser necesario, termina el procedimiento tú mismo para llegar a los espacios que él o ella no se ha aseado.

Cuarto: utiliza pasta de dientes específicos para niños los cuales fueron creados con dosis de flúor, adecuadas con su edad.  

Quinto: por último, no olvides visitar al odontopediatra de manera periódica, por lo menos cada seis meses. Agenda una cita con el Dr. Antonio Alcázar Franco, especialista en niños. Él se encargará de dar seguimiento al correcto cuidado bucal de tu pequeño.

Con información de Bebes y Más, kidshealth.org, medlineplus.gov y sanitas.es